Piripi (Los descendientes)

3 Feb

Comedia es igual a drama más tiempo. 

Woody Allen.

Los descendientes

Dirigida por: Alexander Payne. Escrita por: Alexander Payne, Nat Faxon y Jim Rash. Basada en una novela de Kaui Hart Hemmings.

Nota: 8

Una maravillosa película de Alexander “Pain” Payne. Me gusta mucho este tipo. Sus historias siempre me resultan conmovedoras y sinceras, y me mezo en ellas hasta que me doy cuenta de que me están jodiendo la vida porque las miserias de sus personajes son siempre las mías, y sus dueños, esos tipos tan tristes que al principio parecían tan raros, lo siguen siendo, pero ni un pelo más que yo, y el entorno, ya sea un lejano viñedo en California, o el aún más lejano paraíso hawaiano, no es otro nunca que el entorno de mis dudas. Y no sonrío sólo porque me haga gracia, sino porque me hago gracia, y no lloro sólo porque me de pena, sino porque me doy pena. Y aún con esas salgo del cine con un poso optimista, luminoso y amable. ¿A vosotros no os pasa?

Los Descendientes cuenta la historia Matt King (George Clooney), un hombre de mediana edad que se enfrenta a un terrible golpe en la vida: el accidente de su mujer en una moto de agua que la deja en coma, obligándole a reconducir la relación con sus dos hijas (Scottie, Amara Miller, una deslenguada niña de 10 años; y su hermana, Alexandra, Shailene Woodley, en plena adolescencia). Matt-George inicia así un trayecto de comprensión y recomposición como hombre, marido y padre, salpicado por los secretos que irá descubriendo de su mujer postrada. En medio, una importante decisión que ha de tomar en su actividad empresarial, y que vendrá a examinar si ha aprendido algo de todo este lío: la multimillonaria venta de unos terrenos vírgenes en la costa de Hawai.

Alexander Payne es todo un director de culto gracias, sobre todo, a esa obra maestra llamada Entre copas (Sideways); también son suyas A propóstio de Schmidt o Election. Los guionistas, por lo que he podido buscar, sólo habían escrito una TV Movie llamada Adopted.

George Clooney sigue haciendo méritos para ganarse la simpatías de unos y otros, intelectuales de pose por aquí, amantes del café top model por allá, y, sobre todo, de los más sinceros amantes de las historias y del cine. Ésta seguramente sea su mejor interpretación hasta la fecha. Destacan también las dos hijas, tanto la eficiente niña como esa adolescente hermosa y estupenda actriz que parece ser Shailene Woodley: está realmente estupenda durante toda la película, llena de luz y química con el resto de la familia.

Los descendientes es otro ejemplo del cautivador tono de este director, entre la risa y la lágrima, certero y emotivo. Ver sus películas es como observar un camión lleno de neumáticos y luego comprobar que no pesa nada al sostenerlo, como un truco de magia, como un sutil batido de problemas alegre y liviano, como una desolación líquida; viendo su cine nunca estás borracho y siempre vas piripi.

Puede haber algún detalle que no me convence del todo: la subtrama de la venta de tierras no acaba de fundirse del todo bien con la historia principal ni se produce la simbiosis necesaria: no se ve tan claramente como debería el resultado del aprendizaje de Matt en su posterior decisión. Por otro lado, el personaje del novio de la hermana canta demasiado como relleno cómico;  no tiene una función clara más allá de hacernos reír con sus salidas de pie de banqueta.

La estructura del guión, del mismo estilo que Entre copas (no recuerdo A Pproósito de Shmidt pero imagino que será similar dada su duración; el resto de sus largos no los he visto): punto de giro minuto 30 (more or less), una horita de tramo central, segundo punto de giro y algo menos de media hora de desenlace. Bueno, más o menos; el caso es que creo que, quizás, y como ya pasaba en Entre Copas, en la parte media de la cinta baje un pelín el ritmo, con algún tramo de secuencias musicales demasiado largo y vacío.

Problemas menores para una película mayor, una historia emocionante, sincera, sonriente y profunda sobre la familia y sobre lo que queremos transmitir, dejar, a nuestros hijos, sobrinos y nietos, los descendientes.

El mejor rato: La escena padre hija en la piscina.

El peor rato: La ligera sensación de que el yerno sobra, aunque no llega a molestar.

PD: Os dejo esta escena de Entre copas. En su momento la película no me pareció para tanto. No le veía la gracia a dos tipos que no paraban de hablar de vino. No la entendí, claro. Esta escena es un buen ejemplo. En ella, el personaje de Paul Giamatti, que sigue obsesionado con su ex a pesar de que ya hace dos años que se ha divorciado, charla con una atractiva mujer que parece interesada en él. Es maravilloso cómo la escena utiliza el vino para hablar de forma sutil de sus ex, de ellos mismos, del sexo, de la vida. Del momento en el que hay que abrirse a otros vinos aunque siempre sueñes con el mismo.

ELLA: Oye, puedo hacerte una pregunta personal, Milles.

ÉL: Claro.

ELLA: ¿Por qué te va tanto el Pinot? Es decir, es como una obsesión.

ÉL: No lo sé, no lo sé. Es una uva muy difícil de cultivar, como ya sabes, ¿verdad? Tiene la piel delgada, es temperamental, madura pronto. No es una superviviente, como la Cabernet, que puede crecer en cualquier parte y proliferar aunque no se la cuide. No, la Pinot necesita cuidados y atención constantes. De hecho, sólo puede crecer en algunos rincones del  mundo, especiales y apartados. Y sólo los más pacientes y cuidadosos entre los vinicultores pueden hacerlo. Sólo alguien que dedica el tiempo para entender el potencial del Pinot puede convencerlo para que se desarrolle al máximo. Y entonces, es decir… Los sabores son los más sobrecogedores, brillantes, emocionantes, sutiles y antiguos del planeta. (Pausa) El Cabernet también es poderoso y grandilocuente pero en comparación me parece prosaico por algún motivo. No sé.

¿Y tú?

ELLA: ¿Yo qué?

ÉL: No lo sé. ¿Por qué te gusta el vino?

ELLA: Creo que me empezó a gustar gracias a mi ex marido. Tenía una gran bodega, para impresionar, ya sabes. Y yo descubrí que tenía un paladar muy fino. Y cuanto más bebía, más me gustaba aquello en lo que me hacía pensar.

ÉL: ¿Cómo qué?

ELLA: Como lo capullo que era.

Él se ríe.

ELLA: No, pienso en la vida del vino.

ÉL: Sí.

ELLA: Que es una cosa viva. Me gusta pensar qué pasaba el año en el que crecían las uvas. Cómo brillaba el sol. Si llovió. Me gusta pensar en la gente que cuidó y recogió la uva. Y si es un vino viejo, cuántos de ellos habrán muerto ya. (Él se derrite al escucharla). Me gusta cómo el vino sigue evolucionando. Si abro una botella hoy tendrá un sabor diferente que si la abro cualquier otro día. Porque una botella de vino en realidad está viva. Y evoluciona constantemente, gana complejidad. Lo hace, hasta llegar a su apogeo. Como el tuyo del 61. Y entonces comienza su constante e inevitable declive. Y, además, está buenísimo.

Ella le toca la mano. Él tose.

ÉL: Sí. Oye, me gustan otros vinos aparte del Pinot. No lo sé, últimamente me han interesado los Riesling. ¿Te gustan los Riesling?

Anuncios

2 comentarios to “Piripi (Los descendientes)”

  1. les carence En vitamine d febrero 22, 2013 a 4:04 #

    Nice post. I used to be checking constantly this weblog and I’m inspired! Extremely useful info particularly the closing section 🙂 I maintain such info much. I used to be seeking this particular information for a very lengthy time. Thank you and good luck.

Trackbacks/Pingbacks

  1. América (Los Oscar / Los Goya 2012) « Los mejores ratos - febrero 28, 2012

    […] de los caricaturizados cameos, ni me parece que esté, ni mucho menos, entre lo mejor de Allen. De Los descendientes ya hablé en su momento: nada que objetar, el modo de contar temas tan duros con ese punto amable, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: