Vida (Intocable)

12 Mar

Sin presentir las horas vanas del ayer
se suscitan agravios miles por doquier.
Vida ensañante, verdugo que amplías tu infamia,
aquél que no te da razón, aplicas tu maldad.

Quiero vivir para entenderte más y más
en tu falaz desdén, perversa vanidad.
Sé que yo soy uno más de tus viles acciones;
soportarte es mi lema, para ver tu final.

Pensarás, con todo lo que has hecho,
que a mi ser podrías sofocarlo
para así sentir en ti toda satisfacción,
pero, ya ves, no es así, ni lo será.

Vida – Pablo Casas Padilla

INTOCABLE

Escrita y dirigida por Olivier Nakache y Eric Toledano.

Nota: 8. 

Philippe es un señor rico, con una casa enorme y rococó, tetarapléjico tras un accidente de parapente, que comienza un proceso de selección buscando un cuidador interno. Durante las entrevistas con los candidatos nos fijamos en sus ojos. Tienen más de cansancio que de dolor. De soledad, de amargura, de nostalgia por los mejores momentos de libertad. Y eso es, precisamente, lo que ve en los ojos de Driss. Un hombre que es una promesa. Un tipo salido de la cité, negro, grande, con antecedentes penales, un perdedor que nadie querría ver por su confortable hogar, pero que Philippe decide sea sus brazos y sus piernas, su proveedor de vida.

La película está dirigida y escrita a dos bandas por Olivier Nakache y Eric Toledano, pareja con una filmografía sólida en Francia que ha conocido el (arrasador) éxito internacional con Intocable. Juntos han hecho una película tierna, conmovedora y sencilla. No hace falta más para tenerlo todo. Una película a la que podrían ir al cine con una grabadora y guardar, para los momentos bajos, o para alguna serie hortera y triste, risas enlatadas, emociones de primera mano.

Es cierto que Intocable es una película pequeña, cómoda, delimitada, exenta de mala uva. Su tráiler y su prólogo anuncian una cierta huida, seguramente motivada por la incomprensión a la que siempre se verán abocados tanto los que por nacimiento no están en el mapa como los que  quieren irse de él, una oscuridad dramática que finalmente no se da en la película, domesticada. Quizá se podría haber ido más allá. Quizá sean todos demasiado buenos. Pero, a diferencia del anterior súper taquillazo cómico francés, Bienvenidos al Norte, ésta no es una película olvidable y fofa. No llega a caer en el buenismo ni en la ñoñería, no mea colonia.

Su escritura es de manual, con ese objeto perdido y encontrado, con sus 350 chistes sobre la extraña pareja, con su estructura perfectamente amoldada al canon pero invadida por dos actores espléndidos, incompatibles pero acostumbrados, con el fuego justo en sus ojos. Especialmente ese negro enorme (Omar Sy) que sale de la película como un payaso de una de esas cajas sorpresa. Igual que hablábamos del huracán Lisbeth en Los hombres que no amaban a las mujeres, aquí Driss es otra presencia todopoderosa, bárbara, espontánea e inconmensurable. Junto a François Cluzet (veterano actor francés, que encuentra al personaje en un su tono justo) forman una pareja irresistible.

Más allá de posibles lecturas sobre la comprensión entre dos mundos, sobre una sociedad francesa bloqueada llevada por un inmigrante (visión de la película que horrorizó a Le Pen), Intocable es una historia de amor entre dos hombres que comparten soledad y vida.

El mejor rato: La constante química entre los dos protagonistas.

El peor rato: Se hubiera agradecido un punto de mala leche.

Anuncios

4 comentarios to “Vida (Intocable)”

  1. Lorena marzo 15, 2012 a 22:42 #

    … 109 min en los que desconectas de tus propios problemas y te adentras en el mundo de ‘los otros’. Humor, risas, sentimiento. Si a todo esto le añades una buena compañía, el resultado es un plan perfecto para un viernes.

  2. Juan José Iglesias julio 11, 2012 a 21:29 #

    Hola!

    Me pareció una película adorable. Se presenta desbordante en inteligencia, bondad y sentido del humor… Soportando un drama precioso, sobre gente libre, solitaria y llena de vida. Una peli adorable, aunque te pegue un croché directamente a la cara.

    • Los mejores ratos julio 12, 2012 a 14:50 #

      A mí también me lo pareció, aunque algún iluminado la acuse de blanda y poca cosa. Yo la recuerdo con una sonrisa. Gracias por pasarte por aquí; espero que sigamos hablando.

      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: