Un momento de descanso (Eurocopa 2012)

2 Jul

En fin, que lo que nos gusta de este juego es precisamente su condición de preocupación excepcional, ajena por completo a nuestras vidas y en cambio parte fundamental de las más infantiles penas y alegrías. Mientras la pelota está en el aire nuestras vidas suceden. Que pase entre los tres palos, o salga bateada fuera del estadio, en nada alterará el curso de lo nuestro, y en nada cambiará lo que escribimos o leemos. Antes los escritores apenas hablaban de fútbol porque estaba muy mal visto, ahora se comprende mejor que un escritor es un hombre, o una mujer, como otro cualquiera. Que también cuida de su jardín o de sus hijos, o los descuida, o se olvida del mundo y se sienta una tarde a ver un Osasuna-Betis. La pelota no es parte real de lo que ganamos o perdemos, pero vuela por encima de nosotros, hagamos lo que hagamos, y nos basta con levantar de vez en cuando la cabeza para verla. La pelota no nos recuerda a nosotros mismos, nos recuerda otras cosas. Los juegos de los niños no son los juegos de los hombres, y el fútbol permanece anclado en nuestra infancia. Nos lleva una y otra vez a un tiempo pasado, ni mejor ni peor, que gracias a este hermoso juego aún no hemos perdido del todo.

Ray Loriga.

Ayer no vi el partido, me quedé una hora y media con los ojos cerrados, pensando en la prima de riesgo, en Bankia, en la dación en pago, en esta crisis brutal y cruel que estamos viviendo.

Hoy tenemos que aguantar en todos lados el comentario del progresista ignorante o del ridículo moderno, que piensan el fútbol como la clara muestra de la imbecilidad manifiesta de todos los que no son como él.

Comprendo el hartazgo del no aficionado, la objeción a la exageración, la ocupación total del espacio y la instrumentalización; pero no entiendo la superioridad moral de los estúpidos. El respeto es lo que falla y la ignoracia lo que abunda. Y la perversión absurda de considerar bueno o malo lo que un sistema de valores superior y necio parece haber impuesto. Pitar el himno español es progresista; silbar Els Segadors, retorcido y paleto. No despreciar a quien no condena el terrorismo o lo defiende es un gesto de probidad; ponerte la camiseta de España, trasnochado y facha. Que Madrid salga a la calle a celebrar el orgullo gay es una muestra de modernidad; celebrar un triunfo deportivo, burdo e imbécil.

Todas las banderas han de ser quemadas o respetadas; lo que se mueve entre medias es la intolerancia.

El fútbol es ficción. Es la más importante de las cosas no importantes. Tan estúpido es decir que ganar la Eurocopa va a ayudar a mejorar el día a día de quien sufre una época negra, como negar a esos mismos desgraciados la posibilidad de la alegría. España es un país de pandereta, absurdo y condenado al desastre con o sin fútbol. Si aumentara el respeto y la unión social quizás empezara a cambiar algo.

Decía Albert Camus que todo lo que sabía de los hombres lo aprendió en el fútbol. Decía García Montero que sólo son 90 minutos en un vaso de agua pero que a él la habían quitado muchas veces la sed. Decía Woody Allen que él las novelas rusas las leía para ligar, que en realidad prefería el béisbol.

El fútbol es cultura popular, como el rock and roll o como el boxeo; es infancia, es juego, es refugio, es corazón. Y quien no entiende el corazón no entiende nada.

Ayer vimos al mejor equipo de la historia inventándose un deporte nuevo, elevando al infinito un estilo de juego bello, casi infantil, emocionando la vista y el alma, haciéndonos disfrutar y olvidar por un rato lo demás; juntando padres e hijos, amigos y enemigos, camareros y hombres de negocio.

Para muchos, un España-Italia, El apartamento, Los Soprano o Moby Dick vienen a ser la misma cosa, boyas a las que agarrarse en mitad de la tristeza.

Quizás quien no sufre la vida no entiende lo que suponen 90 minutos de descanso.

Anuncios

4 comentarios to “Un momento de descanso (Eurocopa 2012)”

  1. Mu julio 2, 2012 a 22:25 #

    sencillamente sublime, porque resulta tan complejo?

  2. David Orea Arribas julio 3, 2012 a 6:36 #

    Grande. No añadiré más.

  3. plared julio 6, 2012 a 1:37 #

    Ese día, simplemente muchos nos juntamos con gente que normalmente no lo hacemos. Chillamos, gritamos y reímos. Y al final, por lo menos en algo…Ganamos. Quien le pide mas a un día, yo desde luego no. Saludos

  4. Los mejores ratos julio 6, 2012 a 8:46 #

    Es cristalino… Muchas gracias a todos por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: