Blancanieves: una personal y hermosa maravilla

10 Oct

Escrita y dirigida por Pablo Berger

Hace un par de días me enseñaron un proverbio judío: Dios creó a los hombres para que le contaran historias. Si es así, Pablo Berger se ha ganado una suite en el cielo. En su segunda película (nueve años después de la interesante “Torremolinos 73″), muda y en blanco y negro, traslada la desdichada vida de Blancanieves a España en los años 20, y nos ofrece un relato rodeado de belleza por todos lados. Contada con una hermosura visual insólita, profundamente española y mágica, “Blancanieves” es una versión libre, personal e inteligente del cuento, instalada en el tercio de los sueños, dotada de una narración pura y precisa, en la que sobran las palabras. Sigue leyendo

Mátalos suavemente: la soledad del gángster

27 Sep

Escrita y dirigida por Andrew Dominik (sobre una novela de George V. Higgins).

«Yo no creo en América», podría decir algún personaje de la nueva película de Andrew Dominik («El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford», en la que destacaba el espectacular Casey Affleck). Y es que su historia es un «noir» que hace hincapié en la soledad del capitalismo, con una mirada no sólo política (todo «noir» es político) sino a los políticos (poco sutil, acaba siendo redundante), atractivo, con atmósfera y estilo, con un reparto estupendo y momentos cautivadores, aunque algo fría en su conjunto. Sigue leyendo

A Roma con amor: olvidable etapa llana

24 Sep

Escrita y dirigida por Woody Allen.

Desde que Woody Allen gira por Europa haciendo películas para la ciudad que se las paga, tengo la sensación de estar viendo partidos amistosos, películas poco exigentes salvo un par de excepciones, contadas en tercera persona, sin la implicación ni el esfuerzo necesario que hasta los genios necesitan para parir genialidades. Pero entre ellas las hay mejores y peores. A Roma con amor pertenece al segundo grupo.

Sigue leyendo

L’apollonide – A la sordidez por la belleza

17 Sep

Escrita y dirigida por Bertrand Bonello.

Lamentablemente, ésta es una película que, creo, asegúrense, quien no la haya visto en pantalla grande ya no lo podrá hacer. Estrenada en los cines Verdi de Madrid y Barcelona, la obra del francés Bonello se ha caído tras unas semanas en cartel. Sí, ha coincidido con la subida del IVA, pero yo la vi un lunes, día del espectador, por seis euros, IVA incluido. No parece un precio exagerado. Sirva este texto para dar cuenta de una película estimulante y estilísticamente portentosa, una sesión de hipnosis que nos lleva de la belleza a la sordidez o, lo que es lo mismo, de la literatura a la vida.

Sigue leyendo

La tristeza de Cristiano Ronaldo

4 Sep

Campanilla no era toda maldad; o, más bien, era toda maldad en ese momento, pero, por otro lado, a veces era toda bondad. Las hadas tienen que ser una cosa o la otra, porque al ser tan pequeñas desgraciadamente sólo tienen sitio para un sentimiento por vez.

Peter Pan – James M. Barrie

Cristiano Ronaldo, como Campanilla, o como Guti,  está triste o está contento, se inclina por la bondad o por la maldad, por la felicidad o la tristeza. Eso lo sabemos todos. Esta vez la balanza ha caído del lado del dolor, y a la gente le escandaliza  que alguien guapo y con dinero sienta pena. Igual que se escandalizaron antes cuando dijo que le tenían envidia por ser ser guapo y tener dinero. ¿Cómo no le iban a envidiar si, según ellos, son muros de contención ante la melancolía? Sigue leyendo

La tarde derrumbada (HOPPER)

1 Ago

Cómo vuelan las manos de tu cuerpo al piano, con ese mismo invierno que hiela las canciones, cuando la tarde cae derrumbada a los pies de la ciudad.

Quique González – Luis García Montero

Room in New York

HOPPER 

MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA

Tengo poca idea de pintura, por no decir ninguna. Pero tampoco sabía de chicas cuando la invité a salir. O de cine la noche que  vi Hook (El capitán garfio) en un cine de verano de Ferrol. Tampoco de fútbol cuando lloré con las ligas perdidas en Tenerife. Ni de literatura al leer las primeras líneas de Historias del Kronen: Me jode ir al Kronen los sábados por la tarde porque está siempre hasta el culo de gente. No hay ni una puta mesa libre y hace un calor insoportable; tumbado en la cama una noche de calor. No hizo falta. Tampoco lo ha hecho con Hopper. El gusto se educa; la emoción, nace.
Sigue leyendo

Hacerse al cine (El caballero oscuro: la leyenda renace)

27 Jul

Llamadme Ismael. Hace unos años -no importa cuánto tiempo exactamente- con muy poco o ningún dinero en el bolsillo y sin nada en tierra que me interesara, creí que podría ir a navegar por ahí y ver la parte acuática del mundo. Es mi modo de ahuyentar la melancolía y regular la circulación. Cada vez que me sorprendo con una expresión de tristeza en la boca que va en aumento; cada vez que me descubro deteniéndome involuntariamente ante las tiendas de ataúdes, y siguiendo a cualquier funeral con que me encuentro; y especialmente si la hipocondría me domina de tal modo que hace falta un sólido principio moral para no salir a la calle y derribar metódicamente los sombreros de los transeúntes, entonces, comprendo que ha llegado la hora de hacerme a la mar cuanto antes. Este es mi sustituto para la pistola y la bala. Con una floritura filosófica, Catón se arroja sobre su espada; calladamente, yo me subo a un barco. En esto no hay nada sorprendente. Aun sin saberlo, cualquier hombre que se precie, en alguna otra ocasión, abrigaría sentimientos muy parecidos a los míos respecto al océano.

Moby Dick – Herman Melville

EL CABALLLERO OSCURO: LA LEYENDA RENACE (THE DARK NIGNT RISES)

Dirigida por Cristopher Nolan. Escrita por Cristopher y Jonathan Nolan. (Historia: Cristopher Nola y David S. Goyer. Personajes: Bob Kane.)

NOTA: 8,5

Película difícil de analizar. Necesitaría volver a verla para reafirmar mi entusiasmo o mi sospecha. O para seguir conviviendo con ambas, como siempre. Antes de nada: a mí la película me ha gustado, y mucho. Por momentos más que su predecesora (ya escucho cargar los fusiles) de la que tampoco soy tan tan tan fan como algunos (siempre me va a gustar más Carlito Brigante que Bruce Wayne, los tipos con sombrero que los tipos con máscara). Pero he tenido que pasar por encima momentos que me estorban, objetos voladores y una aparatosidad desmesurada en las escenas de acción  un tanto tópica, vulgar, que me deja fuera en algún mínimo punto. Pero no puedo negar mi disfrute de la desmesura; ojos abiertos y entregado. Nolan ha construído algo tan poderoso que es emocionante ver cómo lo sostiene en esta última entrega, como un domador ante el león más fiero del mundo, que él mismo ha alimentado hasta hacerlo más grande que la jaula, y que el circo, y que el mundo. O como una ballena a la que arponear desde nuestras butacas. Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: